Analizan subir impuestos a los cigarrillos

Analizan subir impuestos a los cigarrillos

Publicado el 13 de mayo, 2012

La cruzada que inició Tabaré Vázquez contra el consumo de tabaco perdió impulso. Durante 2011 aumentó la venta de cigarros y por eso el gobierno estudia una inminente suba del precio, además de la prohibición total de la publicidad.

Más consumo a nivel general, aumento del cáncer de pulmón entre las mujeres y predominancia de fumadores entre los sectores más pobres son algunos aspectos que la lucha contra el cigarrillo no ha podido frenar. Pasaron siete años desde que se anunciaron las medidas y, más allá de los muy buenos resultados alcanzados, existen elementos que aún preocupan.

En ese marco, el director del Programa Nacional para el Control del Tabaco del Ministerio de Salud Pública (MSP), Winston Abascal, dijo a El País que se debe proceder a fijar un nuevo aumento en la carga tributaria de los cigarrillos para poder atacar esos problemas.

La última vez que se subieron los impuestos que paga el tabaco fue en febrero de 2010, con un aumento de $ 10 en el Imesi, y fue una de las medidas con las que Vázquez se despidió del gobierno. Luego, según dijo el jerarca, con los efectos de la inflación y el aumento del ingreso de los hogares, esa suba dejó de ser percibida como un precio difícil de pagar.

Por ese motivo, Abascal afirmó que "estamos pensando en subir el impuesto" y agregó que "es una política que hay que ajustar periódicamente". El Programa antitabaco ya se encuentra analizando el tema con el MSP y se espera que próximamente se comuniquen con la cartera de Economía para poner en marcha el ajuste.

En 2011 la recaudación de Imesi por venta de tabaco y cigarrillos creció 7,7% real respecto a 2010. Según explicó la DGI en febrero de este año, eso se sustentó "únicamente en el aumento de las cantidades comercializadas", dado que no existió otro ajuste tributario.

En tanto, Abascal desestimó que exista un mercado negro de venta de tabaco. "El contrabando no es muy grande", dijo, y explicó que se viene solicitando a la Aduana, la Intendencia y la Policía que tomen más medidas para corregir el problema.

Por otra parte, y también con el objetivo de reimpulsar el combate al tabaco, el 31 de mayo (Día mundial sin humo de tabaco) el MSP enviará al Parlamento un proyecto que busca prohibir totalmente la publicidad de cigarrillos. Actualmente solo está permitida en el interior de los puntos de venta, aunque se constatan frecuentes infracciones. Abascal señaló que cada mes hay entre 10 y 12 multas aplicadas. Estas se dan con mayor frecuencia en oficinas o talleres que no respetan la prohibición de fumar o surgen por infracciones en cuanto a la publicidad.

Además, el 31 se lanza una campaña de medios que costó cerca de $ 3 millones y que apunta a prevenir el consumo e informar sobre los daños, pensada para los jóvenes que ingresan cada año en el tabaquismo.

DATOS QUE PREOCUPAN. El Programa antitabaco observa en la ciudadanía dos situaciones que generan especial preocupación. En primer lugar, se alerta por el crecimiento del cáncer de pulmón entre las mujeres, que se duplicó en Uruguay en los últimos 15 años.

Según los datos que maneja el Programa, en 1990 murieron 130 mujeres a causa de esa enfermedad, mientras que en 2006 fueron 200 las mujeres que fallecieron por el mismo motivo. "La proyección que tenemos es que si no se cambia esto, en 20 años el cáncer de pulmón en la mujer va a ser el más frecuente, más aun que el de mama", expresó Abascal.

Por otra parte, también se advierte por la predominancia de fumadores de nivel socio-económico bajo. En los sectores más pobres un 35% fuma, mientras que en el nivel socio-económico alto lo hace un 19,6%, 24,7% en el nivel medio alto y 22,1% en el medio bajo. MÁS HUMO

Las políticas antitabaco comenzaron en el año 2005, con la llegada de Tabaré Vázquez a la presidencia de la República. En 2007 y 2008 las cifras de consumo de tabaco no tuvieron variación, pero luego, en 2009 y 2010 se apreciaron caídas en las ventas totales de cigarrillos.

La sorpresa surgió en el reciente mes de febrero, al cerrar el balance de 2011. Ahí se constató que, manteniendo todas las medidas que desestimulan el consumo, había aumentado la venta. Respecto a 2010, la recaudación de Imesi por ventas de tabacos y cigarrillos creció 7,7% real en 2011, sin haber subido el impuesto. El mayor consumo implicó que la Dirección General de Impositiva recibiera durante 2011 $ 5.091 millones (US$ 263,7 millones) por el Imesi que grava ese producto.

Para acceder al artículo completo haga click aquí

Volver al archivo de noticias