El tabaquismo impacta más en los ingresos de los hogares pobres

El tabaquismo impacta más en los ingresos de los hogares pobres

Publicado el 12 de noviembre, 2013

Plata que se quema en algo que sólo puede perjudicar la salud, la propia y la del entorno. Si bien el gasto en cigarrillos es transversal a todas las capas sociales, impacta más en los ingresos de los hogares pobres. En la Ciudad, se lleva más del 6% de las finanzas familiares, según un informe presentado en el marco del Día Internacional del Aire Puro, que se conmemora el jueves.

En las casas en las que los recursos no abundan, “un 6,2% es demasiado alto”, consideró Marta Angueira directora del proyecto Buenos Aires, Ciudad Libre de Humo. Durante la presentación, señaló que durante el período analizado, en esos hogares se destinó poco más de la mitad de ese porcentaje a enseñanza (3,3%), y casi lo mismo para esparcimiento (8%) y salud (8,6%). El 32% de los ingresos fue para alimentación y bebidas. “Las personas gastan lo poco que tienen en un producto que los va a enfermar e incluso matar. El cigarrillo los llevará a gastar más recursos en salud, deteriorando cada vez más su calidad de vida”, consideró la especialista.

Los datos surgen del estudio “Tabaquismo y su relación con la pobreza en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires”, elaborado por Martín González-Rozada, director de la Maestría en Econometría de la Universidad Torcuato Di Tella, quien analizó la relación entre el tabaquismo y la pobreza en la Ciudad de Buenos Aires en los últimos ocho años. Entre los principales hallazgos, se encontró que la prevalencia general se encuentra por encima del 27,5% (casi 31% en hombres y 25% en mujeres), que aumentó entre 2005 y 2009, etapa en la que hubo un desplazamiento de los hogares más ricos a los más pobres. Mientras en 2005 se fumaba en casi un cuarto de las viviendas menos favorecidas, en 2009 se fumaba 4% menos en las de mayores ingresos. A fines de agosto, se difundieron los resultados de un sondeo de opinión entre los porteños que arrojó una prevalencia menor del tabaquismo, del 23,5 %.

También se observó que en los últimos ocho años la cantidad de menores de 25 años que fuman se redujo un 5%. Pero, en contraposición, el consumo aumentó en la población de 45 a 65 años.

“Si bien habría una reducción de la prevalencia del tabaquismo de 2008 a 2011, esta no estaría acompañada de una reducción en la cantidad de cigarrillos consumidos por los fumadores. Y encontramos que a mayor edad, mayor es el consumo; entre los desocupados hay más consumo que entre los ocupados y activos“, señaló González-Rozada. El promedio de consumo es de 11 cigarrillos diarios.

El estudio tomó como fuente cinco importantes encuestas nacionales: la Encuesta Nacional de Gasto de los Hogares (ENGHo) 2004/2005, las Encuestas Nacionales de Factores de Riesgo (ENFR) 2005 y 2009, y las Encuestas Nacionales de Consumo de Sustancias Psicoactivas (ENPreCoSP) 2008 y 2011.

“Lamentablemente, para la gran mayoría de hogares menos favorecidos, el tabaquismo es una enfermedad cuya prevalencia va en aumento. Esto pasa aquí y en todo el mundo, ya que la epidemia se traslada de los países desarrollados a los países en desarrollo: se calcula que en el 2030 morirán 3 millones de personas en países industrializados y más del doble en países en desarrollo a causa del tabaco. Los hogares pobres cuentan con menos recursos para la atención médica, y en el mundo gastan entre 4 y 5% para comprar cigarrillos”, concluyó Angueira.

La relación que se expresa en los hogares según sus ingresos se extrapola a nivel mundial. Diversos estudios revelan que tabaco y pobreza están relacionados. Según cifras de la Organización Mundial de la Salud (OMS), el 84% de fumadores vive en países pobres, donde las enfermedades y muertes relacionadas con el cigarrillo están aumentando con rapidez. El Banco Mundial advirtió que los pobres están más expuestos a complicaciones en la salud derivadas del tabaquismo porque tienen menos acceso a la atención médica.

Para ver el articulo completo ingrese aqui:

Volver al archivo de noticias