Los gobiernos no hacen lo suficiente

Los gobiernos no hacen lo suficiente

Publicado el 15 de marzo, 2010

En particular, el informe indica que los gobiernos no se están moviendo lo suficientemente rápido para promulgar leyes totalmente libres de humo que brinden protección frente al humo letal de segunda mano y más del 94% de la población mundial aún se encuentra desprotegida.

El Informe 2009 de la OMS sobre la Epidemia Mundial del Tabaco deja en claro el alcance devastador de la epidemia del tabaco y el hecho de que se puede evitar totalmente si las naciones implementan en forma urgente las soluciones de eficacia comprobada que establece el tratado sobre tabaco. Es una señal de alarma para que las naciones tomen medidas inmediatas que puedan salvar cientos de millones de vidas.

No hay tiempo para perder porque la industria tabacalera está apuntando en forma agresiva hacia el mundo en vías de desarrollo con sus productos letales y adictivos. La OMS indica que el consumo de tabaco ya mata a 5,4 millones de personas por año y la epidemia está empeorando, especialmente en el mundo en vías de desarrollo donde más del 80 por ciento de las muertes causadas por el tabaco se producirán en las próximas décadas.

A menos que se tomen medidas urgentes, este siglo morirán mil millones de personas en todo el mundo como consecuencia del consumo de tabaco. El consumo de tabaco es tan devastador para el cuerpo humano que constituye un factor de riesgo para seis de las ocho causas principales de muerte en el mundo.

El informe se centra en los entornos libres de humo y determina que si bien se ha logrado un avance en la protección de los ciudadanos frente a los efectos perjudiciales del humo de segunda mano, la mayoría de las naciones aún deben adoptar y aplicar leyes totalmente libres de humo. Hay siete países perspicaces que promulgaron dichas leyes en 2008.

Debemos felicitar a Colombia, Djibouti, Guatemala, Mauricio, Panamá, Turquía y Zambia por proteger la salud de sus ciudadanos y dar el ejemplo para el resto del mundo.

A pesar de que las leyes libres de humo ya alcanzan a 154 millones de personas, más del 94% de la población mundial aún está desprotegida frente al humo de segunda mano perjudicial. Hay 65 países que dicen no haber implementado ninguna política libre de humo en el ámbito nacional. Los nuevos datos del informe indican que 600.000 personas mueren anualmente como consecuencia de la exposición al humo de segunda mano.

Existe un consenso abrumador entre las autoridades médicas y científicas de todo el mundo respecto de que el humo de segunda mano es una amenaza importante para la salud pública y la única forma eficaz de proteger al público del humo de segunda mano es mediante la promulgación de leyes de aire totalmente libre de humo que alcancen a todos los lugares de trabajo y los lugares públicos cerrados.

Las evidencias científicas han demostrado en forma inequívoca que la exposición al humo de segunda mano causa la muerte, enfermedades y discapacidades. El informe también determina que las naciones no cumplen con las obligaciones emergentes del tratado de implementar otras medidas de eficacia comprobada para reducir el consumo de tabaco, tal como aumentar los impuestos al tabaco, exigir advertencias sanitarias grandes y gráficas en los paquetes de tabaco y prohibir toda la publicidad, la promoción y el patrocinio del tabaco.

Se ha avanzado muy poco en la prohibición de la publicidad, el patrocinio y la promoción del tabaco ya que únicamente Panamá promulgó una nueva prohibición de la publicidad en 2008. El progreso hacia el incremento de los impuestos al tabaco también se encuentra interrumpido ya que únicamente unos pocos países incrementaron los impuestos mientras que otros países se quedaron atrás.

Casi el 94% de la población mundial vive en un país en el que los impuestos representan menos del 75% del precio del paquete de cigarrillos. En 2008, cinco países se unieron al grupo de naciones que actualmente cumplen en forma íntegra la obligación que impone el tratado de tener advertencias sanitarias grandes y gráficas. Debemos felicitar a Djibouti, Egipto, Irán, Malasia y Mauricio por advertir a sus ciudadanos sobre los peligros de fumar. Incluso, a pesar de este progreso, únicamente el 8% de la población mundial vive en un país que exige advertencias en los paquetes de cigarrillos. Llegó el momento de que los países actúen. Esta epidemia mundial para la salud no es inevitable y nosotros sabemos cómo detenerla. En función de la ciencia y la experiencia, la OMS ha identificado seis soluciones rentables de eficacia comprobada para reducir el consumo de tabaco que todos los países deben implementar en forma urgente.

Denominado paquete MPOWER por la OMS, dichas soluciones requieren que las naciones:

Hay 168 países que se han comprometido a implementar estas medidas mediante la ratificación del CMCT. Pero la ratificación no es suficiente. Para reducir el consumo de tabaco y salvar vidas, las naciones deben promulgar y aplicar fuertes medidas eficaces para el control del tabaco. Las evidencias científicas indican sin lugar a duda que estas soluciones funcionan y que pueden lograrse y son asequibles.

Volver al archivo de noticias